La Unidad de Craqueo Catalítico llegó a refinería

La Unidad de Craqueo Catalítico (FCC) llegó a la Refinería Esmeraldas luego de atravesar 11 kilómetros la ciudad, desde el puerto marítimo a donde arribó el viernes pasado.

La unidad tiene un peso de 184 toneladas, 28,20 metros de largo y 6,50 metros de ancho y fue construida totalmente en Ulsan, Corea del Sur. El enorme dispositivo llegó al país a bordo del buque carguero Jumbo Ship y desde las 07:00 del sábado fue remolcado en un carro plataforma de 112 llantas y un tráiler de guía.

 Las tareas de desembarco estuvieron a cargo de 15 operadores, además del equipo de apoyo logístico de Autoridad Portuaria de Esmeraldas (APE) y de la compañía coreana SK& Engineering, encargada de la repotenciación de la refinería.

Dos grúas, con capacidad de 500 toneladas cada una, ubicaron el reactor en una plataforma hidráulica de 420 toneladas que lo transportó al patio de carga, indicó Gregorio Tello, presidente del Directorio de APE.

«El peso total de la unidad que circuló por la ciudad es de 253 toneladas», dijo un representante de la compañía Grupo Atlas, responsable del traslado del reactor.

Para el recorrido del trayecto del primer tramo, de cuatro kilómetros, por la avenida Pedro Vicente Maldonado (malecón) hasta la plazoleta Aire Libre, se desconectaron los cables de energía eléctrica, de teléfonos e Internet. Mientras. en los alrededores de la Plaza Cívica, sufrieron daños varias conexiones subterráneas de agua potable.

También fue interrumpido el paso peatonal del barrio Río Esmeraldas para dar paso a la gigantesca maquinaria.

Las reparaciones de las redes eléctrica y telefónica estuvieron a cargo de la Corporación Nacional de Electricidad (CNEL), la Corporación Nacional de Telecomunicaciones (CNT) y otras empresas.

El último tramo (siete kilómetros) hasta la refinería ubicada al sur de la ciudad, se efectuó el domingo. Con ese fin se colocaron cuatro soportes en uno de los puentes del nuevo viaducto Esmeraldas-Tachina.

La instalación de los nuevos equipos empezará en 2011 y es considerada urgente. (LFA)

La unidad ha sido una parte integral de las refinerías de petróleo desde 1942, cuando fue introducida en los Estados Unidos por Exxon Corporation en respuesta a una necesidad creciente de la guerra de hidrocarburos combustibles. Esto permite a las refinerías utilizar sus recursos de petróleo crudo de una forma más eficiente, ya que permite refinar otros productos para los que existe demanda.